Ya sin Beder, la fórmula bederista con el desafío de revertir las encuestas

Luis Beder Herrera no cambió: la fórmula del Frente para la Victoria será Sergio Casas y Néstor Bosetti, quienes participaron de las alicaídas internas bederistas del 8 de marzo.

 

Según el escrutinio oficial, el vicegobernador venció al ministro de Infraestructura, aunque denunció que hubo fraude, que le costó el distanciamiento con el casismo.

 

El gobernador deja a sus dos hombres en la cancha para disputar el poder con la dupla del partido Fuerza Cívica Riojana, el radical Julio Martínez y el peronista Ismael Bordagaray.

 

Con todo el aparato oficial, Casas y Bosetti tendrán el gran desafío de revertir todos los sondeos conocidos, en donde Martínez es el preferido de los riojanos. No es una tarea fácil, ya que el bederismo se presenta desunido, más allá de las selfie de ocasión en la finca La Seis.

 

El vicegobernador solo puede gobernador por cuatro años, si la sociedad lo acompaña con su voto, y Bosetti puede hacerlo por otro período más, ya que no está imposibilitado por la Constitución provincial.

 

El crecimiento de Martínez se dio por los propios errores del gobierno, que aún susciten con una crisis sin antecedentes en el sistema de la salud. Sólo en ese ámbito, hay más de 25 mil involucrados, según estimaciones propias del gobierno.

 

Por este motivo, Casas y Bosetti deberán mostrar la mejor cara para caminar toda la provincia, ya sin Beder Herrera, que no estará desde el 10 de diciembre, pese a lo que se pueda decir.

 

Eduardo Duhalde decía lo mismo con Néstor Kirchner y un día el santacruceño cortó todo tipo de relación para construir poder propio.

 

El radical es el dirigente con mejor imagen en toda la provincia y prevalece en los departamentos Capital, Chilecito y Famatina, en donde el bederismo se entusiasma en polarizar la lucha interna de los propios peronistas por las intendencias para sacar de circulación mediática a la oposición.

 

El caso de la Capital es particular, ya que por primera vez en años, el intendente Ricardo Quintela no está en la consideración electoral, como Beder Herrera. Por lo cual, son otros los actores y sin pergaminos para luchar por el poder frente a Fuerza Cívica Riojana que le ganó las elecciones legislativas (que el peronismo haya ganado por 770 votos es una derrota).

Fuente: riojapolitica.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *