Las tres CGT redoblan la presión por el bono navideño: piden reunión con Mauricio Macri

El sindicalismo manifestó su preocupación por el impacto de la unificación del tipo de cambio en los precios. Moyano consiguió un plus de hasta $12.000. El resto de los gremios también quiere una compensación. El Presidente ya confirmó que no tiene fondosCGT unificada: Gerardo Martínez, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo CGT unificada: Gerardo Martínez, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo Crédito: Telam

El jefe de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, consiguió en las últimas 24 horas un bono de fin de año para el sindicato de camioneros que va de los 5.000 a los 12.000 pesos, de acuerdo a las categorías, mientras que otros sindicatos se encolumnaron también en busca de un plus salarial.

 

El sindicalismo –en proceso de reunificación– resolvió ayer pedir una audiencia con el presidente Mauricio Macri, o bien con su ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para reclamarle formalmente la compensación ante la pérdida del poder adquisitivo.

 

El secretario general adjunto de los camioneros, Pablo Moyano, hizo el anuncio tras el acuerdo arribado con los representantes de las empresas del autotransporte de carga en una reunión

celebrada en el Ministerio de Trabajo.

 

El acuerdo cerrado por los camioneros alienta el reclamo a favor del bono pedido por la CGT Azopardo de 5.000 pesos para recuperar el poder adquisitivo. Así, el titular de la CGT Alsina, Antonio Caló, pidió al Gobierno que los convoque “esta semana” para discutir ese plus, mientras que los jefes de la CTA, Hugo Yasky, y de la CTA autónoma, Pablo Micheli, como el barrionuevista Carlos Acuña, también se plegaron a la demanda.

 

La cifra obtenida por Camioneros coincide con lo solicitado por Caló, quien fue contundente al remarcar que “si el Gobierno tiene intención de sentarse con las distintas centrales, nos tenemos que sentar esta semana, porque las fiestas son ahora, y a la gente no le alcanza la plata”.

 

En declaraciones a la agencia DyN, Acuña, titular del Sindicato de Empleados de la Estaciones de Servicios, también se plegó al pedido de un plus salarial “para todos los trabajadores” y se quejó por la “falta de buena predisposición del sector empresario” para atender ese reclamo.

 

Además, el dirigente solicitó “un aumento de emergencia para los jubilados” ya según sostuvo el sector pasivo “no tiene la oportunidad de reclamar incrementos en paritarias”.

 

Por su parte, Yasky advirtió que “sería un error muy grave” del Gobierno no otorgar un bono de fin de año y calificó de “letal” las medidas económicas impulsadas por el presidente Macri. “El aumento de emergencia se tiene que dar, sería terrible tirar a la gente así, a que pase tres o cuatro meses que van a ser muy difícil hasta que empiecen las paritarias”, sostuvo.

 

Micheli, a su vez, aseguró que mantiene “negociaciones telefónicas” en busca de un plus salarial y comentó que desde el Ejecutivo les dijeron que “algo podría aparecer”. De todas maneras, el dirigente sindical confirmó la marcha de mañana a Plaza de Mayo, arriesgó que será “multitudinaria”, y criticó que hasta ahora, todas las medidas económicas anunciadas por el Gobierno son “favores a los grupos concentrados”.

 

El reclamo choca con la negativa del Gobierno. Durante el fin de semana, el ministro Triaca dijo que no está en agenda un plus de ese tipo. Y, de hecho, ayer el presidente Macri confirmó en conferencia de prensa que el Ejecutivo no tiene pensado dar esa compensación.

 

Macri afirmó que su gestión se centrará en los próximos meses en “bajar la inflación”, para lo cual si es necesitaría se abrirán más las importaciones para aumentar la oferta. “El objetivo es cuidar el trabajo de los argentinos y empezar a generar nuevos empleos”, aseguró.

 

“El Gobierno Nacional no está en condiciones, dada la situación económica y financiera que hemos heredado, de pagar ningún bono navideño y lo que hace al sector privado dependerá de cada empresa y de su situación”, ratificó el mandatario.

 

En las últimas semanas del gobierno de Cristina Kirchner se produjo una fuerte suba de precios en el sector de alimentos, especialmente en varios que conforman la canasta básica como carne y harina, y luego, con el fin del cepo al dólar y la unificación del tipo de cambio, se especula con un nuevo aumento del costo de vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *