Sin freno oficial, el dólar toma otra vez temperatura

dolar

El dólar volvió a tomar temperatura ayer en la plaza local, al cabo de una rueda en la que el mercado pareció aprovechar la pasividad del Banco Central (BCRA) para fijarle un nuevo máximo nominal, pese a que en el resto de la región la mayoría de las monedas se volvió a revalorizar ante esa divisa.

 

La cotización del billete, que tras la primera incursión del BCRA sobre la plaza cambiaria en más de dos meses del jueves se había mantenido durante dos jornadas y media a $ 15,06 para la venta a nivel mayorista, se disparó súbitamente 24 centavos en los minutos finales de la rueda de ayer. Así, cerró a $ 15,31, con lo que marcó un nuevo pico y registró “el mayor ajuste intradiario desde la salida del cepo”, indicó el operador Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambios, al describir la devaluación del 1,5% que ese movimiento significó para el peso.

 

 

La suba, que se había comenzado a insinuar en la primera parte de las operaciones, se disparó apenas los agentes se convencieron de que no habría intervención oficial sobre el mercado en la jornada. “Cuando el billete superó los $ 15,15 y la punta vendedora no bajaba de $ 15,20 se produjo una impasse: los operadores tenían muy presente que a ese precio había aparecido el BCRA vendiendo hace unos días… Pero los minutos pasaban y ni la oferta oficial ni la privada exportadora aparecieron y el mercado empezó a convalidar valores hacia arriba”, describió su colega Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

 

El movimiento al alza fue tan desbocado e imprevisto que no dio tiempo a que los valores se trasladaran totalmente a la plaza minorista, donde el billete cerró a un promedio del $ 15,37 para la venta. De allí que la devaluación del peso, medida por la variación del precio al público, fue de apenas 7 centavos o 0,8%, casi la mitad que la variación del mayorista en el día.

 

 

Con el nuevo ajuste la cotización minorista del dólar ya subió 15,7% en lo que va del año (había cerrado el 2015 a $ 13,28); en tanto acumula un alza de 55,1%, desde los $ 9,91 que promediaba el 16 de diciembre, día en que el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, anunció el fin del cepo. El mayorista, en tanto, ya aumenta 17,5% en el año y 55,3% desde la liberación cambiaria.

 

¿En las reservas está la clave?

 

La nueva devaluación ocurrió en una jornada en que el real brasileño avanzó 1,7% frente al dólar y los pesos chilenos, mexicanos y colombianos, por citar algunos, recuperaron 1,3% promedio contra esa misma divisa, pese a que ésta (a su vez) se revalorizó frente al resto de sus “semejantes” (euro, libra, franco y hasta el yen). Este comportamiento diferencial tuvo que ver con un reflujo de fondos hacia los mercados emergentes, favorecido incluso por las señales de rebote que están dando en los mercados internacionales los precios del crudo.

 

garr

La debilidad del peso parece alentada por la renovada tendencia a la baja que vuelven a mostrar las reservas del BCRA, que ayer volvieron a caer en US$ 112 millones (cerraron en US$ 29.064 millones), con lo que ampliaron a US$ 1010 millones su retroceso sólo en lo que va del mes. Vale recordar que dicho stock está básicamente conformado por los fondos provenientes de los encajes de depósitos privados; aportes del swaps y el crédito recientemente acordado con bancos internacionales, lo que explicaría el cuidado que muestra el BCRA para tirar reservas en intervenciones cambiarias, sostienen en el mercado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *