En víspera de Halloween el papa Francisco recuerda que “el diablo no es un mito: existe”

ossrom135320_articolo

(Foto ilustrativa)El papa Francisco dirigió su homilía en la misma diaria que oficia en la capilla de la Casa de Santa Marta, donde se aloja en El Vaticano, a que los católicos asuman que “a esta generación y a tantas otras les han hecho creer que el demonio es un mito, una figura, una idea, la idea del mal.

Pero el diablo existe y nosotros debemos luchar contra él. ¡Lo dice San Pablo, no lo digo yo! La palabra de Dios lo dice”.

 

Francisco remarcó la necesidad de una conducta “de justos” en la vida de los cristianos. “El diablo es el mentiroso, el padre de los mentirosos, el padre de la mentira. Tenemos que tener a nuestros flancos la verdad, vistiendo la coraza de la justicia. No se puede ser cristianos sin trabajar continuamente para ser justos”, sentenció el pontífice.

 

Una vida de lucha y una consigna para llevar adelante

 

Francisco no hizo alusión directa alguna a la festividad pagana de Halloween (que también ha crecido sobremanera en Italia), pero apuntó que cada día “es un combate contra Satanás y contra las insidias del diablo”.

 

Para muchos el papa argentino es el que más veces acostumbra referir a la imagen del diablo como un ser en concreto y no una idea abstracta, en comparación con los anteriores prelados. Para esta oportunidad apuntó a lo que calificó como los tres “enemigos de la vida cristiana: el demonio, el mundo y la carne” a las que consideró “heridas del pecado original. La salvación que nos da Jesús es gratuita pero estamos llamados a defenderla”, sentenció.

 

“La vida en Dios se debe defender, se debe luchar para llevarla adelante. Hacen falta fuerza y coraje para resistir y para anunciar. Para ir adelante en la vía espiritual se debe combatir. No es un simple enfrentamiento, es un combate continuo”, enfatizó.

 

El papa dijo que la lucha es “contra el diablo y los suyos”, aunque no identificó con más señales a ésos últimos. ”La vida es una milicia” añadió recordando que en la lucha por la salvación “todos somos un poco ociosos y nos dejamos llevar adelante por las pasiones y algunas tentaciones”, aunque concluyó invocando tener “Fuerza y coraje, porque el Señor está con nosotros”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *