Los números que atragantaron a Macri

na05fo01_15

En el programa de Mirtha Legrand, el Presidente recibió críticas por “no ver la realidad”, el aumento de la pobreza y el tarifazo, entre otras cosas. También dijo que la jubilación mínima es de 9 mil pesos, cuando no llega a los 6400.

la pasó bien. El presidente Mauricio Macri recibió a la diva televisiva Mirtha Legrand en la quinta de Olivos para una edición especial de su programa de almuerzos. Al mandatario se le debe haber atragantado más de un bocado. Si bien la conductora se suele mostrar favorable al líder del PRO, en esta oportunidad lo dejó expuesto en varias oportunidades, como cuando le preguntó cuál era la jubilación mínima y él aseguró que era de “nueve mil y pico” (tres mil pesos más que la real). Tampoco pudo decir el Presidente cuánto piden de aumento salarial los gremios docentes, a los que culpó de “destruir la educación”. Legrand le cuestionó los aumentos de tarifas, el cierre de negocios y lanzó con un sonoro “ustedes no ven la realidad”.

Durante los años en los que visitó a la diva de los almuerzos, Macri siempre fue bien recibido. No se puede decir que Legrand se encuentre enfrentada al ideario del Presidente. Basta recordar el almuerzo en el que recibió al entonces presidente Néstor Kirchner y a Cristina Fernández de Kirchner con la pregunta: “¿Se viene el zurdaje?”. Durante sus dos mandatos, CFK no pisó el estudio de Mirtha Legrand. Macri la recibió en Olivos la noche del sábado, con la idea de hablar de su vida familiar. No obstante, la conductora –que parece haber registrado algo del clima social que en el Gobierno niegan que existe– le deparó algunas sorpresas.

Almorzando con Macri

La escena se armó al revés: en lugar de concurrir al programa de Legrand, la diva fue a Olivos a la Casa de los Huéspedes donde fue recibida por Macri y por la primera dama Juliana Awada. También apareció la hija del Presidente, Antonia, de cinco años, sobre quien departieron amablemente (contaron, por ejemplo, que los tres duermen juntos en la misma cama). Pero la velada le deparó al mandatario momentos que no se esperaba, como cuando hablaba de los piquetes. “No perdamos el tiempo obstruyendo al otro”, le dijo Macri.

–¿Sabe la cantidad de gente que todos los días se levanta temprano y tiene que ir a su trabajo y le complica la vida? –se sumó Awada.

–Yo creo que ustedes no ven la realidad –sentenció la conductora, y sus anfitriones se quedaron en silencio–. La gente está muy quejosa.

Macri cambió su expresión por un rictus y balbuceó: “Si le estoy diciendo a usted que lo tengo claro…”. Legrand continuó sin prestarle atención: “Sabe cuándo creo que empezó… no quiero emplear la palabra derrumbe, pero… el descreimiento. Con las primeras facturas de la luz”. Se hizo otro silencio. Macri, con las manos entrelazadas como un torniquete, ensayó un gesto compungido: “Y… fue difícil…”. Legrand no cejó: “La gente empezó: ‘Yo pagaba tal cantidad y ahora mirá lo que pago’. Hay negocios que han cerrado. Teatros, inclusive. Hay gente que no puede pagar”. Al nudo con sus manos, Macri le agregó un suspiro y puso los ojos en blanco. “Y sí, Mirtha…”. Ella siguió adelante: “¿Sabés por qué? Porque no se hizo gradualmente”. “No, ¿cómo no? Lo que estamos cobrando de la electricidad es el 45 por ciento de lo que vale”, afirmó el Presidente.

“Subió el agua, el gas, la luz…”, siguió la conductora. “Mirtha, ¿escuchaste bien lo que te dije? –la retó Macri–. Estamos pagando recién el 45 por ciento de lo que cuesta. Si no hacíamos esto, si no bajaba el nivel de consumo, íbamos a un apagón general”.

–Pero si igual hay apagones –lo interrumpió Legrand.

–Noooo, bajó muchísimo: 45 por ciento en estos tres meses.

–Yo leo los diarios, veo la televisión. Yo tendría que ser tu asesora. No cometerías muchos errores –le dijo la conductora, mientras Awada forzaba una sonrisa–. Pobreza cero, segundo semestre que vamos a salir adelante.

–No, eso no es cierto, yo dije que en el segundo semestre…

–El Correo, el 24 de marzo, Avianca… –le siguió enumerando la diva.

–Hay que tener fe y hay que ser positivos –le recomendó Awada, que ya había perdido su sonrisa–. No vamos a salir adelante solo con el Gobierno que tenemos.

–Sí, pero muchos errores –insistió Legrand.

–Sí, ¿pero qué es un error? Es lo mismo cambiar un feriado que… –dijo Macri.

–Yo creo que Durán Barba te asesora muy mal –lo retó la conductora.

–El te quiere. Está enamorado de vos –intentó salir de la situación Macri, quien le recordó a Legrand que fuera del aire en 2015 ella le decía: “Vamos a perder. A estos tipos no los sacamos más”. Ella le retrucó que ganó las elecciones “ahí nomás”.

Jubilación mínima

Macri mostró una foto de Hiroshima, con maestros dando clase después de la bomba atómica, que ya había difundido en su Facebook. “Hay un conjunto de gremios que se oponen a una reforma de fondo”, afirmó el Presidente.

–¿Los gremios piden 38 por ciento?

–No sé cuanto piden –reconoció Macri, quien atacó a los gremios–. Más de la mitad de los chicos que terminan el secundario no tienen el conocimiento mínimo de matemáticas. Estos señores siguen hablando y no hacen ninguna autocrítica. Se creen los dueños de la educación y han destruido la educación pública.

Advirtió que hay que “reducir las licencias y el ausentismo, que es altísimo”.

“Antes lo que hicieron fue regalarte el presente y robarte el futuro”, lanzó Macri sobre la pobreza. “Mauricio, no les alcanza el sueldo para vivir”, le retrucó Legrand. “Más vale que no. Son pobres por lo que les mintieron todos estos años”, dijo Macri. Legrand le cuestionó la falta de capacidad adquisitiva de los jubilados. “No pueden comprar los medicamentos”, le dijo, sobre la decisión del PAMI de recortar los medicamentos gratuitos. “¿Cuál es la jubilación mínima?”, le preguntó.

–Nueve mil y pico –respondió Macri.

Desde detrás de cámaras, le gritaron que eran seis mil. “No, no, nueve mil”, dijo el Presidente, que bebió agua como buscando un respiro. “6394 me dicen acá el mínimo”, le retrucó luego Legrand. Durante todo el día de ayer, hubo un hashtag en Twitter: #Son6390Mauricio.

“La CGT no ha podido explicar por qué hace el paro. Los gremios son duros. No quieren sumarse a este cambio. No quieren colaborar todo lo que hay que colaborar”, afirmó Macri, quien indicó que “no van a poder” voltear el Gobierno. Ayer le respondió el secretario general de la CGT, Juan Carlos Schmid: “Macri, fueron los cientos de miles en la calle 7M ahora el 6A, lo ratificaran muchos millones más”, le dijo.

Ayer, Legrand aseguró haber pasado una “noche linda, inolvidable”.

Fuente: pagina12.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *