En Sañogasta recordaron al laico Wenceslao Pedernera

A 41 años de su asesinato, con una misa y un taller sobre su vida, pobladores de la localidad chileciteña y de toda la Provincia, recordaron al laico Wenceslao Pedernera, asesinado en la última dictadura, el 25 de julio del ‘76. La misa fue precedida por el obispo Colombo.

 

Unas 200 personas se reunieron en la capilla “Sagrado Corazón de Jesús” de la localidad de Sañogasta, Chilecito. Estuvieron presentes la esposa y las hijas de Pedernera, pobladores de la localidad, de Capital y de distintos puntos de la Provincia y del país. Una gran cantidad de jóvenes chileciteños que realizaron su retiro espiritual para su confirmación; párrocos de distintos puntos de la ciudad. El obispo Marcelo Colombo estuvo acompañado por el postulador general y el vicepostulador por la causa que busca la santificación de Pedernera, los curas Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias y monseñor Enrique Angelelli.

Minutos antes de las 11 comenzó el taller sobre la vida de Wenceslao Pedernera, a pocos días del aniversario 41 de su asesinato. En primera instancia, el padre de la capilla, Gustavo De La Fuente, reflexionó sobre la familia, la esperanza y el martirio. La familia de Pedernera lo recordó con anécdotas y sus enseñanzas de valores cristianos.

María Rosa y Estela Pedernera recordaron a su padre como un hombre paciente, que siempre colaboraba con los demás y ayudaba sin esperar nada a cambio. “Nos enseñó a perdonar, incluso a quienes lo mataron”, destacaron.

Agregaron que Wenceslao confiaba mucho en Dios y que a pesar de las amenazas previas a su asesinato, él aseguraba que no se iba a ir de Sañogasta porque confiaba en Dios. “Pienso que fue muy confiado, no vio lo que iba a suceder. Él siempre atendía la puerta a la hora que sea y salió confiado”, recordó María Rosa. Cabe aclarar que Pedernera fue fusilado por cuatro personas en la puerta de su propia casa en la noche del 25 de julio.

Coca, la esposa de Pedernera, contó cómo se conocieron y vivieron sus primeros años juntos y cómo gracias a ella Wenceslao se acercó a la Iglesia, qué fue lo que lo motivó a trasladarse a La Rioja, desde Mendoza, con el objetivo de colaborar con el obispo Angelelli. Añadió que luego del asesinato de su marido quedó totalmente sola, porque por precaución y temor nadie se acercaba a ella, pero años después volvió a colaborar con la Iglesia.

Asimismo, señaló que se siente fortificada por el acompañamiento de la gente todos los años en los aniversarios, sin embargo dijo que “es triste recordar que por estos días estuvieron amenazándolo, estos días previos a su asesinato”.

 

EL SUEÑO DE LA IGLESIA

El cura de Chepes, Gonzalo Llorente, amigo de Wenceslao expresó: “estamos acá para renovar la memoria, recordar a Wence, su actitud de vida, su entrega y su martirio. La memoria renueva el compromiso de construir la vida como lo hizo él con esa mirada hacia los otros, a la tierra compartida, trabajada en común y el testimonio de Coca y de sus hijas ayudan a seguir con ese sueño, el sueño de Wence que era también el sueño de la Iglesia en tiempos de monseñor Angelelli, la tierra compartida”.

El párroco de la capilla “Sagrado Corazón de Jesús” de Sañogasta, Gustavo De La Fuente, dijo que la reunión para recordar a Wenceslao se da en la mitad de las cerebraciones de los mártires riojanos, luego de los curas Gabriel Longueville y Carlos de Dios Murias, para terminar en Punta de los Llanos con Angelelli. “En Sañogasta conmemoramos a este mártir en contexto de familia, que nos muestra lo que aprendemos en el catecismo pero que no vemos muy seguido en la práctica”.

En la homilía, el obispo Colombo destacó la charla en el taller de la familia de Pedernera, “esa vida, ese matrimonio cristiano que tenía todos los ingredientes del Evangelio”. Resaltó que la vida de Wenceslao enseña acerca del amor de Dios hecho familia, del compromiso por la comunidad y los valores de entrega, paciencia, misericordia y renuncia.

“Recordamos la sencillez de una familia que dio ese fruto, la entrega martirial de Wenceslao, ese legado tenemos que transmitir a las próximas generaciones y es una responsabilidad de todos”, indicó Colombo y agregó que “es bueno que los catequistas enseñen sobre los mártires”.

 

CAMINO A LA SANTIDAD

El obispo informó la presencia del postulador general, fray Damián Patrascu y del vicepostulador, fray Martín Bitzer, de la causa para declarar la santidad de Wenceslao Pedernera junto a Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y monseñor Enrique Angelelli. “En una causa unificada para hacer notar como la vida de ellos formaba parte de un sueño, de un proyecto de Iglesia y por eso entregaron su vida sin dudar”, señaló.

Asimismo pidió la oración de toda la comunidad para la beatificación y canonización para que la vida de los cuatro miembros de la Iglesia permitan encontrar a ellos el camino del Evangelio.

En la actualidad la causa está siendo estudiada en Roma, luego de haber concluido la etapa diocesana que comprende la investigación y la recolección de pruebas y testimonio, señaló el vicepostulador. “Ahora está la fase Romana, que es el estudio del positio, que es la tesis doctoral que permite demostrar que son auténticos mártires. Necesitamos de la oración de toda la gente para que pueda llegar a concretarse la aprobación del Papa y luego se dé la beatificación, que es una etapa muy importante que termina en la canonización, que es cuando se los declara santos”, explicó Bitzer.

Para finalizar, resaltó el taller y el testimonio de Coca y sus hijas. “Escuchamos cosas muy interesantes, por ejemplo, todo lo que significó el cambio, la conversión de Wenceslao que estaba alejado de la Iglesia en un principio. Uno no nace santo, nos hacemos santos y en el caso de Wenceslao hasta dar la vida por Cristo y en Coca llevando adelante la familia”, concluyó.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *